Acciones

Ganadores y perdedores con los desplomes de DIA


“Nuestra web noticiasdebolsa.es se financia únicamente con la publicidad... si no la bloqueas nos ayudas a su mantenimiento”. GRACIAS

Ganadores y perdedores con los desplomes de DIA, es el ‘perro’ del Ibex 35 en este 2018 con un desplome del 49%, lo que supone una pérdida de capitalización de 1.424 millones de euros. En la jerga bursátil se llama así al valor que más cae en lo que va de ejercicio. En el tercer trimestre sus cifras no mejoran con retrocesos del 12%, aunque en el mes de agosto rebota un 6%. El mercado castiga con saña a DIA tras la presentación de sus resultados semestrales en el que sus beneficios cayeron un 88,8%, hasta los 6 millones de euros frente a los 54 millones del mismo período de 2017. Los ingresos de la cadena de distribución se redujeron un 10,3% hasta los 3.800 millones. Las cuentas de DIA mostraron una reducción de los márgenes, la depreciación del peso argentino más de un 31% y de un 17% en el caso del real brasileño frente al euro.

Los fondos bajistas no dan tregua a la cadena de supermercados DIA. Las posiciones cortas que recoge el regulador bursátil hasta el 17 de agosto indican que estas tienen un peso en el accionariado de DIA del 20,85%, lo que supone la cifra más alta desde noviembre cuando alcanzaron el 21%. Es decir, tienen posiciones abiertas por valor de 263 millones de euros. Los fondos bajistas son aquellos que se ven beneficiados de las correcciones de una compañía en bolsa. Las posiciones cortas toman prestadas acciones de inversores de la compañía, con la idea de que el precio va a bajar y así comprar en un futuro las acciones a un nivel más bajo o devolver a su legítimo dueño los activos. Los bajistas ganan la diferencia entre el precio al que venden los activos y el precio que se pagó para comprarlos.

En concreto, el fondo bajista que más acciones controla en DIA es AQR Capital Management con un 2,02% de la compañía. La entidad estadounidense está dirigida por antiguos ejecutivos de Goldman Sachs como Clifford Asness, David Kabiller, John Liew y Robert Krail y es uno de los fondos más mordaces contra las compañías del Ibex 35 con 800 millones invertidos contra la cotización de Bankia, Ferrovial, Inditex y Cellnex.

El segundo fondo bajista que más presiona a DIA es el estadounidense Darsana Capital Partners que cuenta con el 1,92% de las acciones. Darsana tiene también una posición abierta del 0,7% en Tubacex y del 1,18% en la constructora OHL. El británico AHL Partners tiene una participación del 1,52% en la cadena de distribución y el también bajista de la ‘City londinense’ Citadel Europe con un 1,38%. La mayor gestora de fondos del mundo BlackRock controla el 0,61% de las acciones de DIA.

El ruso Mikhail Fridman acumula pérdidas de 300 millones

El mayor accionista de DIA, el inversor ruso Mikhail Fridman que está al frente de la firma de inversión LetterOne, acumula una minusvalías en bolsa cercanas a los 300 millones de euros. LetterOne controla el 25% de las acciones después de diversas operaciones en las que fue poco a poco haciéndose con el capital de la cadena de supermercados desde el pasado verano. Norges Bank es ahora el sexto mayor accionista de Dia, por detrás de LetterOne, Goldman Sachs (14,53%), el fondo de inversión escocés Baillie Gifford & Co. (10,02%), el canadiense Black Creek Investment Management (4,98%) y la entidad francesa Société Générale (4,88%). Según los registros de la CNMV…

Leer más: ¿Quién gana y quién pierde con los desplomes de DIA en el Ibex 35?

AITA

Actualmente Ceo. de noticiasdebolsa.es .es En bolsa desde el año 2.000 colaborador y administrador en el foro del mundobursátil.com durante más de cinco años.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar