Éramos pocos… y parió la abuela


“Nuestra web noticiasdebolsa.es se financia únicamente con la publicidad... si no la bloqueas nos ayudas a su mantenimiento. Además quizás encuentres algo que te interese. Si compras en Amazon desde nuestros Banner, no te costará más y nos ayudarás para que sigamos funcionando. GRACIAS

Éramos pocos… y parió la abuela. La abuela ha tenido otra cría. El refranero castellano no falla. Había un gran problema con Puigdemont en Waterloo. Pues ahora hay otro gran problema con Anna en Suiza. Puigdemont y Anna Gabriel, que tanto monta. Pero que la han montado de verdad. De muchos carallos. Ya son dos, de momento. Porque como vean que da resultado, y de momento lo da, se apuntará hasta el conserje, caso de intuir algún problema con la justicia española. ¡Vaya panorama! Porque el problema no es sólo de la Justicia y del Estado. Es de todos. Incluso del CNI, que no se entera de nada, de nada. No es fácil entender cómo el CNI tenía infiltrados en ETA, con el peligro que suponía de recibir dos tiros sin preguntarte el nombre, y no es capaz de tener ningún infiltrado en el grupo independentista de Cataluña. No se entiende. Algo falla.

Parece que el juez Llarena ha dictado orden de detención contra Anna. Vale. ¿Y? Esperamos, pero casi seguro que nada. Si en Bélgica no tuvo consecuencias, más complicado es que las tenga en Suiza. Porque Suiza es un mundo a parte, una sociedad distinta, con una leyes de otra galaxia. Anna seguirá de turista por Ginebra o por el lago Constanza, de belleza sublime. ¿Y qué pasa aquí? Que hacemos el ridículo. Mucho. Y muy grande. Para borrarse. ¿Y qué dice el Gobierno de Madrid? No sabe, no contesta. ¡Qué fracaso de Gobierno! Se podían ir casi todos con Guindos, incluyendo al presidente Rajoy. Y el ministro de Justicia directamente a prisión por incompetente. Que salga Junqueras a negociar otra vez con Soraya y que su espacio lo ocupe el señor ministro de Justicia, Rafael Catalá, por incompetente.

Porque el papelón de la Justicia española es de nota. Señor. No se pueden hacer las cosas peor. Claro que este poder está tan sometido al Gobierno que incluso los jueces con luces se ven sometidos a los deseos gubernamentales. Además de que es el sector que no ha evolucionado ni ha sufrido transformación alguna desde el antiguo régimen. Y lo que habrá que esperar.

Pues ahora tienen la ocasión. Que demuestren su valía y su independencia. Y de paso eleven unos peldaños la calidad de la democracia española. Dos problemas. Puigdemont y sus consellers exiliados, y Anna Gabriel, de turista antes de que la encierren. Problemas para la Justicia. Ahí os quiero ver.

Muchos problemas. Y el Gobierno de Madrid, para tapar los grandes problemas del país, nos crea otro. El idioma. Que si educan sólo en catalán, que si hay que educar en castellano. Mejor en inglés y chino y tendremos ciudadanos dominando las lenguas futuras y presentes. Uno ya no sabe donde mirar, ni qué leer. Demasiado. Eso del idioma debe ser una concesión a las autonomías, ¿o no? Educación, sanidad, defensa, etc. Muchas concesiones. Y mucho dinero. ¡No haberlas concedido! ¡Ah! Que fueron otros. Vale. Pues ahora a tragar. Y a soportar la siembra de los nacionalismos. Que no dejan un solo día de sembrar. Y piensan recoger. Los niños de hoy, en diez años votan. Atentos.

Nos hemos ido del tema. Pero aun así seguimos sin Govern. ¡Vaya, hombre! Otro problema. ¿Cuándo se va a mover el Parlament? ¿Nombran president o no? Pero uno solo, eh. No tengamos a Puigdemont de president en Waterloo, a Jordi Sànchez de president en Soto del Real y a otra presidenta en Barcelona ejerciendo de cartera. Viaje a Bruselas, viaje a Suiza, viaje a Soto del Real, viaje a Madrid, viaje… al universo incomprensible. Todo parado y nadie se mueve. No se mueve ERC. ¿Por qué será? No se mueve ni el 155 aunque le pongan ruedas. Parálisis política que incluso aburre a Rajoy, el rey del inmovilismo.

Estamos al límite. Aunque no se quiera reconocer. Y uno se pregunta si hay que hacer caso a Ortega y Gasset y “conllevarnos” mutuamente entre españoles y catalanes porque “es un problema que no se puede resolver” o hacer caso a Miguel de Unamuno que, cabreado en grado sumo, escribió que España “merecía perder Cataluña”, entre otras cosas por la labor que estaba haciendo “la prensa madrileña”. Que tiene tela. Releer a los dos autores nos vendría bien a todos. Absolutamente a todos. Y luego, pensar. Pensar con el cerebro, no con las ingles…

Eladio Del Prado
Por Eladio Del Prado

Leer más: Éramos pocos… y parió la abuela

AITA

Actualmente Ceo. de noticiasdebolsa.es .es En bolsa desde el año 2.000 colaborador y administrador en el foro del mundobursátil.com durante más de cinco años.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar